Adaptable a las necesidades del usuario.

La capacidad o el volumen neto es el criterio clave a la hora de elegir un frigorífico. La capacidad necesaria depende del número de personas en el hogar. Para una o dos personas, una capacidad de 120 a 140 litros sería suficiente. Para más usuarios, una capacidad de 60 litros por persona.

El modelo idóneo para la cocina.

Siemens ofrece frigoríficos en distintas alturas así, el usuario podrá encontrar el que más se adecue a sus necesidades y al espacio disponible. Para una sola persona y para cocinas pequeñas se recomiendan modelos bajo encimera. Tienen una altura inferior a 90 cm y ocupan muy poco espacio. Para un mayor número de usuarios y grandes cocinas existen modelos de hasta dos metros de altura.